Al parecer Black to Black ya tiene sucesor, y aunque parezca mentira, la noticia no tiene nada que ver con la polémica vida personal de la cantante inglesa como viene siendo habitual. Amy Winehouse quiere centrarse y volver a dar guerra con su música después de cuatro años.

El padre de la artista, Mitch Winehouse, ha adelantado que el álbum podría estar listo para diciembre: “Se trata de un trabajo en proceso pero en camino”, declara el padre y añade: “veo con optimismo la posibilidad de que el nuevo disco de mi hija salga antes de las navidades”. Además, ha confesado que podremos disfrutar de más de 15 canciones en el álbum, aunque muchas de ellas aún no tienen letra: “Amy tarda en escribir las letras porque sólo habla en ellas de los estados emocionales que ha vivido”.

Aunque Black to Black consolidó a su hija como estrella internacional, Mitch es incapaz de escucharlo porque le recuerda lo mal que lo pasó su hija en esa época: “Ella escribe música en función de las cosas que le afectan y algunas de ellas son muy oscuras, ¿quién quiere ver a una hija así?”.